viernes, 15 de enero de 2010

Angela

Nota: Aunque lo que he puesto en el blog hasta ahora no ha incluido relatos cortos no quiere decir que no haga mis intentos en ese estilo, de hecho tengo algunos cuanto que me gustaría que por fin vieran la luz y los iré poniendo aquí.

Ángela.

El taxi avanza bajo el ataque intempestivo de la tormenta, ¡que placer el estar con ella por primera vez!, hermosa fémina de nombre celestial que ha traído felicidad y sosiego a mi vida. Es rara la situación en la que la conocí en esa calle oscura pero transitada. El tiempo que he pasado con ella me ha parecido igual de corto que emocionante e intenso.

He rentado un pedazo del paraíso, de nuestro paraíso por solo unos cuantos pesos, aislado de interrupciones, he apagado celulares, cerrado cortinas, levantado cobijas ya solo la espero. La acaricio y me acaricia, me sonríe y me sonrojo, se desnuda durante una bella danza de la que jamás antes había sido testigo.

Tersura, jazmines, carmín, trigueña, graciosa, delgada, sedosa, placer, tibieza, todas esas palabras me traen a la mente el recuerdo de esta semi-diosa de rostro tierno y candoroso, de piel firme y labios carnosos, ojos verdes, senos fastuosos, ¡ah!, todo en ella es maravilloso.

Su sonrisa por mi apasionada mirada ilumina la habitación aún más que el candelabro que pende sobre nosotros. Su hermoso cabello negro contrasta majestuosamente con el blanco del cubrecama, y más tarde intermitentemente con el blanco del techo abovedado. De su boca, no solo sus palabras me acariciarán. De su vientre no solo la tersura me deleitará. Me arrodillo y la beso varias veces, lentamente, suavemente mientras levanto mis brazos como implorando al cielo, hasta que encuentro en mis manos lo que buscaba.

Esta será la primera vez... en que te traiciono.

Un bello motel de espaciosa cama y nombre rimbombante será hoy el escenario de mi venganza por pecados y errores que cometerás en el futuro, me dejarás, me abandonarás por pretextos, por inventos, cada uno de tus reclamos me lo cobraré por adelantado en cada una de las embestidas que propinaré a mi hermosa y complaciente compañía alquilada, y para hacer mejor este acto de desquite provocaré que me admire y me encuentre deseable para que no haya sido solo sexo, unas horas de pasión alquilada es muy poco por los meses de desasosiego que me provocarás.

Me dejarás por tus propias alucinaciones, por tus propios temores infundados, me reprocharás ideas e invenciones tuyas, pero nunca sabrás que te traicioné y en cada uno de los eufóricos gemidos de deleite de esta dama encontraré alivio anticipado a cada uno de los sollozos y lamentos que proferiré en un cercano futuro debido a tu cerrazón.


Si, ella es una prostituta, de nombre celestial pero inventado, tal como tu amor melifluo pero falso, tal como tu pero me cobra, solo que a diferencia de ti ella lo es sin engaños. Tal como tú se levantará y se irá, pero a diferencia de ti en mi alma no dolerá. A diferencia de ti, se irá sin decir que me ama, aunque tal vez por un pequeño instante me amó con mayor intensidad que tu. ¡Ah!, si tan solo hubiera podido conocer el futuro, habría pedido al taxi que detuviera su marcha... y a ella que me acompañara...


7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Sin duda Ángela es mucho más honrada.

Saludos.

La niña de los finales de azúcar dijo...

Guau, me has dejado sin palabras. Me encantó esta entrada!

Muás

ALEX B. dijo...

Me ha gustado mucho el relato, espero que sigas compartiendo más.
un saludo.

Crisis. dijo...

Seguro que al menos Ángela es mejor actriz...

besos ;)

Blue Girl dijo...

Me ha gustado mucho el relato :) espero que sigas publicando mas!
Yo pienso que Angela es menos valiosa, que la perdida de Angela no duele tanto, porque verdaderamente, tampoco te importa igual :)
Muchos besitos,
pasate por el mio si puedes.
Chao!

Raúl dijo...

Futuro (incierto) y un nombre de mujer, son dos conceptos muy apropiados para la literatura.

La guardadora de oxígeno dijo...

Me ha gustado mucho el cambio de tu blog, tanto el diseño, cómo el tipo de texto. La historia está genial.

Un beso!