martes, 26 de mayo de 2009

El sueño


Cuando tu imagen,
Destellante como el reflejo de la luz sobre el agua,
ilumina el plácido sueño en que me encuentro,
recuerdo la candidez de tu rostro,
la dulzura de tu mirada
lo suave de tus labios
el bronce de tu piel,
tus acariciantes manos,
tu malsana diversión por incitarme.

Al despertar recordé las caricias que no son mías,
al despertar recordé las manos que no pueden acariciarte
y los brazos que no pueden abrazarte,
los labios que no pueden besarte,
mi cuerpo que no puede tenerte,
pero mi mente no deja de admirarte.

Te soñé ayer, Te soñé hoy,
Y aquél día en que reíste,
Y cuando me conociste,
Cuando tomaste mi mano,
Incluso cuando no estuviste.

Al llegar con el Arcano daré gracias por los sueños,
Mundo irreal y distante en el que se puede ser y estar
Sin que nadie pueda mandar ni actuar.

Daré gracias por los sueños,
Porque en el sueño puedo amarte,
Porque en el sueño puedo abrazarte,
Porque en el sueño puedo admirarte,
Besarte, acariciarte y tenerte,
sin que nadie se entere, pregunte,
sospeche, me interrogue
ni me llame infiel.

Nota: imagen modificada a partir de la encontrada en http://friendsgirls.lacoctelera.net/post/2009/02/28/infiel

3 comentarios:

Ere dijo...

Hola,
Pasando para agradecer tu visita a mi blog.
No conozco Roma, asi que no puedo opinar muchisimo por la falta de la Fontana di Trevi. Pero, asi como en Codigo da Vinci, me hizo falta muchisimas escenas en Paris, puedo imaginar que debe ser bellisima la Fontana que mencionas :)
Que lindo tu texto, me encanto! En los suenos, si podemos hacer todo sin la preocupacion de lo que van a pensar los otros con quien nos relacionamos.
Besitos

Raúl dijo...

Muchas gracias por tu visita, y las palabras de elogio que dejaste en mi blog.
Un abrazo.

jordim dijo...

bonito texto, sigue en ello.